no aflojaba las riendas

no aflojaba las riendas,
su carruaje llegaba,
siempre,
al mismo pantano,
y nadar
no sabía
en aguas angustiadas.

la paz llegó un día,
creo que la buscaba,
y con ella
el equilibrio.
los caballos
soltó
algo.

ahora:
grita, murmura, o
se desvanece,
camina, corre o
desaparece
...

nadie ha dicho nada

Publicar un comentario