Sueño

-Te podés levantar en cualquier momento del día, Ine.
Vestida con su pantalón corto de jean y su musculosa verde reposaba en el sillón crema
-Sos el retrato de un ángel -la miré- acostada me trasmitís toda la paz y belleza que preciso-sonrió, sabiendo que me gustaba verla sonreír, era una felicidad de ambos.
En ese entonces tenía diez y ocho años y era el ser más hermoso que había conocido. Por eso no voy a describirla, lector, lectora, recuerde a alguna persona parecida que tenga, creo que todos conocimos uno o dos ángeles, ella era el mío.
Vivíamos en la misma ciudad y pasábamos mucho tiempo juntos. Estoy reviviendo en este momento el día que nos conocimos. Una mañana. Nos sentamos en el mismo banco de plaza a comer, y somos puertas abiertas, nos preguntamos casi simultáneamente si queríamos compartir el ritual.
No recuerdo de que hablamos, no importa, la conversación real transcurría en nuestras miradas. Grandes mundos interiores pensó una voz dentro mío. Ella, indescriptible, nosotros, increíbles.
A la tarde, sin citarnos, bajamos al mismo lugar, con guitarras. Segunda conexión sin palabras.

2 comentarios:

  1. aparición femenina / ¿recordaste algo que estaba dormido? / ¿o será algo nuevo?

    ResponderEliminar
  2. es un texto de hace un buen tiempo, quice expresar por medio del signo femenino un sentimiento tierno y eterno que me atrapo por unos dias, como veras no hay mucho tinte erotico, pero si, de extrema paz y goce.

    ResponderEliminar