si, otra vez

si con esa cara te quedas ante la visión de ella
una lágrima enardecida de hierro fundido en oro
sin chistar, listar, romper, susurrar, tus ojos están apagados
la nariz enchastrada en verdades, la mirada de un zorro a lo lejos
boca de adivinanza que no podemos resolver
que modelo, ni que modelo, no está ahí, se construye con retazas
de viento traído
por lo cual, sus pies, y mejillas, que
cualquiera nombraría pez bajo el agua de un arroyo que también está azorado, y digamos
es, el cuadro, tal como un agradable final para una historia muy importante,
si te quedas con esa cara ante la maravillosa de ella, sos un rey,
entras en los libros
cómo vas a hacer eso -dice el coro- sos un zarpado, por dios...

2 comentarios: