sentarse implica

por qué un portal antes de sentarse?
no es para hablar de lo que hay aquí, que
a ciencia cierta no es más que una luz entre amarilla y blanca;

la cueva del ermitaño, donde ya no hay canteros, ni cántaros,
qué se hace acá con el corazón que debe música?

-en el oficio éste hay más de recibir... y el mio es, supuestamente,
dar vuelta la carta escondida en mi manga-.

la mesa la toma en silencio, mesa que invento,
él me dice, dí algo, eso no es nada,
o, mejor dicho, eso ya fue, no pienses dos veces
en lo mismo, eso no es pensar,
es hacerse el muerto

tienes dos mangas y una sola carta
preciso seis para el truco,
que tengas un cinco no es noticia,

que la aldea se haya dado en revuelta, tampoco,
cómo un big bang, primero el silencio, después...
el envido, sí,
porque tenemos fama de reversos,

y no va, no va más el mar, de entreveros, ojeadas,
colada anotás, y decís, qué bueno, es jugar
de enserio, en versos, en piñatas, en alternadores viejos,
en cualquier cosa que le quepa...

-cinco!- sin copas de más,
al final...

nadie ha dicho nada

Publicar un comentario