Oda Primera

a veces te veo así
    con ojos sin reflejo
    con voz de guitarra

llorando en medio de un ladrillo

  tu rostro
           con la amplitud y profundidad del mar
           en sintonía con el viento de los riscos

terminante,
                 frío y caluroso,
                                       sin un ápice de rendición


amueblado,
                 encadenado,
                                    pero con el espíritu más libre de los libros

me escribiste por última vez hace dos días
               me editaste, vendiste y prendiste fuego
                tu grito fue la última nota de mi canción póstuma

nadie ha dicho nada

Publicar un comentario