maldición va a ser un día

había esperado mucho tener
una noche con aquel juego
no estaba dormido
pero seguía en la cama
llamaron y después de atender
tomaba café mirando una novela
hacía gestos de asco pero no sentía nada
de vuelta en casa, tras no llegar al taller
los cigarros estaban en la mesa
perseguido como siempre en la calle otra vez
huía pero no sentía nada
hasta que el calendario dio la respuesta:
                   Martes

nadie ha dicho nada

Publicar un comentario