ella y yo y el espíritu santo

ella me quería
yo
no supe verlo

ella me buscaba
yo
me iba más lejos

     y como no hay fogata
                      sin leños

                       poco
                       a poco
                       la margarita
                       se fue pudriendo

      hasta que un día
      sin invitación ni aviso previo
                 lo velaron
                        junto al
                                 mar,
 al amor destinado a ser un poema
    de ignorancia y triste pena.

nadie ha dicho nada

Publicar un comentario