No suspires

Suelta el sedal como un suspiro largo
recoge lo que la vida sembró
en el fondo de un corazón acuático.

No suspires, no suspires,
dice el pez suspirando,
que de suspiros ya tengo llena el alma,
por el amor
de una bella dama en aguas.

Suspira, suspira,
dice ella desde sus ojos negros,
(su deseo es dejarte sin aire).


1 comentario: