Ajá

Había tanto para decir y tan pocas palabras, tanto que ver y apenas un par de ojos.
Nunca supimos cómo terminaba la historia, ni dónde el marco del cuadro, nadando en mar abierto, y sí, con agua que provocaba más sed.
Si tan solo hubiésemos estado desnudos, si tan solo no estuviéramos viajando...

nadie ha dicho nada

Publicar un comentario