todos...

todos tenemos un mambo encima,
y ahí vamos
bailando como idiotas
a veces juntos, a veces solos
escuchando el sonido de las botas
y los tacones
al caminar
por los pasillos
del hospicio...

nadie ha dicho nada

Publicar un comentario