para mostrarte cómo se conquista con poesía

este poema surgió como ejemplo para
alguien que quería saber cómo la poesía
podía usarse para la conquista amorosa,
por desgracia me costó una amistad,
cosa que lamento; pero de todas formas
es un poema excelente.



me gusta el café lavado
lo empiezo de a besos si quema
y de tragos largos si está tibio
de a ratos preparo demasiado y dejo algo sin tomar
si tengo sed me viene bien frío
como esté
me gusta su olor, su sensación

me gusta tenerlo en mis manos
yo siento su energía, siento
que no me va a lastimar en nada
que es mi amigo, porque yo también
soy como el café lavado
yo también soy tierno
y me gusta saborearlo porque encuentro
mi propia tonalidad,
el matiz

me gusta porque cuando tomo café lavado
estoy siempre pensando en mi vida
en alguna que otra historia
siempre estoy hablando con el café lavado
no es un ritual cualquiera
es el ritual de saber que ya todo lo peor
puede estar por venir pero que él y yo
estamos juntos en ese momento eterno
y que nada puede romper nuestra comunicación

nada puede romper nuestro fuego
ese fuego de salvación, de encontrar una casa
amiga, porque cualquier casa es amiga,
con café lavado,
quizás tu piel sea un poco más fuerte
que los café lavados que estoy acostumbrado a tomar
pero me gusta sentirte a mi lado
me gusta tu piel de café lavado, pero de buen café
me gusta tu pelo de café de bar
me gustan tus ojos de café negro
y me imagino que me gustas
pero es que te comparo con el café
y quizás ame más al café.

nadie ha dicho nada

Publicar un comentario