el trabajo más hermoso en la adolescencia es el de servidor de la buena locura

"De lejos volvi a mirarme, otra vez,
de repente senti esa sombra de mi ser
dando vueltas, quizás nada se me ocurriria
para organizar esta oscura actualidad.

La irrealidad mostro que puede ser fatal
nadar sobre la gloria adquirida en material,
los sueños se degradan con tan solo respirar,
el miedo a uno mismo te anestesia.

El destino falló, quizo ser lo que no soy, vistió
y adornó, pero nunca me atrapó."

Asum (asumliber.blogspot.com)
de un día en que lo insité a escribir poesia,
por supuesto, en mi cuaderno.

nadie ha dicho nada

Publicar un comentario