todo iba bien al parecer

como si la maldición fuera
llegar al noveno escalón y
nunca alcanzar el peso para
un pedazo de cielo.

nadie ha dicho nada

Publicar un comentario