Horizonte Evanescente

Una corteza gris
recortándose en el gris del cielo,
donde el humo de los mortales
se vuelve puro y anaranjado,
donde una mancha amarilla en la pared
es el único sol de los sobrevivientes...
tras las rejas, el único lugar posible.

Ahí donde resurge el canto del fénix
y las almas de la guerra encuentran refugio,
y las sirenas pierden su tinte mitológico.

El verde es un movimiento en retirada,
no lo distinguen sus ojos
ocultos
tras una corteza gris de humo y muerte.
Ni lo distinguen las manos lastimadas
detrás de la ceniza, la vida en soledad
se apaga.

junto a gloria

nadie ha dicho nada

Publicar un comentario