versos verduscos

una rana narra
el cuento del cuervo
que gustaba gusanos
y mientras volaba balaba
horribles ruidos,
graznidos creo que les llaman,
y demás andanzas
y amores
y desventuras
dignas de un libro
que nadie,
por idiota que sea,
se atreverá jamás
pasar a papel

nadie ha dicho nada

Publicar un comentario